Venezuela marca el rumbo en reducción de brecha digital

Leer más en: http://www.conatel.gob.ve/venezuela-marca-el-rumbo-en-reduccion-de-brecha-digital/

 Venezuela marca el rumbo en reducción de brecha digital

Leer más en: http://www.conatel.gob.ve/venezuela-marca-el-rumbo-en-reduccion-de-brecha-digital

 Venezuela marca el rumbo en reducción de brecha digital

Leer más en: http://www.conatel.gob.ve/venezuela-marca-el-rumbo-en-reduccion-de-brecha-digital/

 
Foto: Abae

Desde la sala de control del satélite Miranda, 15 profesionales de la Abae trabajaron en una maniobra que evitó la colisión contra el satélite japonés

que entre los días 11 y 19 de marzo se registrarán fallas puntuales y por períodos cortos en los servicios de comunicación satelital en Venezuela.

Leer más en: http://www.conatel.gob.ve/equinoccio-interferira-parcialmente-servicios-de-telecomunicacion

La Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (Abae), desde la Estación Terrena de Control Satelital, en Baemari, estado Guárico, recibió el 14 de febrero una serie de alertas por parte de organismos internacionales, como el Centro Nacional de Ciencias Espaciales (Snssc) de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (Casc), que se encargan de monitorear el estado y los riesgos de colisión de los diversos satélites y objetos que están en el espacio, sobre un posible encuentro con un satélite japonés llamado Hodoyoshi-3, el cual estaba próximo al satélite Miranda Vrss-1.

Tras reuniones, 15 profesionales de la Abae determinaron necesario efectuar una maniobra de cambio de órbita para evitar el peligro de colisión, afirmó el operador satelital Cristóbal Alvarado. “Fueron varias alertas, cada una de ellas se iba haciendo más precisa, ya que el momento del evento se iba acercando y se podía calcular mejor las dos órbitas y la probabilidad de colisión”, explicó.

La maniobra se desarrolló satisfactoriamente desde la sala de control del satélite Miranda, a través de cálculos, verificaciones de la salud del satélite y órbita, así como también una preparación del satélite para que se pudiera dar la maniobra sin ejecutar misiones.

Al finalizar, se actualizaron los parámetros de las antenas para que éstas tomaran la nueva órbita, la cual quedó con una altura de 2 kilómetros más que la original.

Alvarado señaló que la razón por la cual las dos órbitas iban a coincidir, no se sabe con exactitud, ya que para ello se debe unir todos los datos de ambos satélites, lo cual demora meses. “Sabemos que todos los satélites con órbita baja sufren de arrastre atmosférico. Sin embargo, el problema no son solamente los satélites de órbita baja, sino la cantidad de basura espacial, ocasionando que esos peligros de colisión se hagan comunes”, afirmó.

Finalmente, informó que el satélite Miranda no sufrió daños, "se encuentra en buen estado, ejecutando misiones normalmente".

Prensa Abae