El MWC2015 oficializó la era de los 64 bits en el mundo móvil

La nueva arquitectura estuvo presente en los smartphones y tablets más importantes lanzados durante el evento. Provee mayor potencia, pero todavía no hay un gran número de aplicaciones que puedan aprovecharla.

Foto: Canaemte

Los anuncios de los nuevos smartphones en el Mobile World Congress mostraron algunas de las tendencias que se vienen en los próximos años: se mantienen las pantallas mayores a 5 pulgadas; los sensores biométricos serán cada vez más importantes y existe un gran interés de la industria en permitir los pagos móviles.

Pero una de las tendencias pasó desapercibida y es casi tan importante como todas: los procesadores de 64 bits. Si bien el diseño de referencia propuesto por ARM (la versión 8-A), empresa que proyecta la base para todos los procesadores usados en equipos móviles (salvo los que tienen "cerebro" Intel) existe desde hace algún tiempo, recién en 2015, la industria casi por completo migró hacia los 64 bits.

A primera vista, esto demuestra la evolución vertiginosa de los dispositivos móviles. Por ejemplo, en los sistemas de escritorio, esta evolución demoró casí dos décadas: en 1985 Intel lanzó su 386, primero en usar 32 bits, hasta el Pentium 4 de 2004, de 64 bits. A Apple, le tomó un cuarto de ese tiempo: el primer iPhone, de 2007, arrancó con 32 bits; el 5S, de 2003.
Los mejores equipos del MWC2015 tuvieron chips de 64bits: el Samsung Galaxy S6/S6 Edge, el ZTE Grand S3 y la Sony Xperia Tablet Z4.

En el mundo Android, se demoró un poco más: recién HTC, el año pasado, lanzó el Desire 510, con un procesador Qualcomm Snapdragon 410 de bajo costo. El procesador deQualcomm más poderoso en los 64 bits es el 820, que presentó durante el MWC2015 y su versión anterior (810, también de 64 bits) potencia a dos equipos que tuvieron supremière durante el evento en la capital catalana: el ZTE Grand S3 y la Sony Xperia Tablet Z4.

Los Galaxy S6 y S6 Edge, presentados el domingo y estrella ineludible del evento según las redes sociales, también es motorizado por un procesador de 64 bits, el Exynos 7 (7420). Y el fabricante chino Mediatek, que sigue ganando espacio entre las grandes marcas de equipos móviles, provee su chipset MT8752 de 64 bits para la tablet Acer Tab 2 A10-70, también lanzada en el MWC2015. El Nvidia Tegra K1 es otro de los procesadores con esta arquitectura. Hasta Intel fue de la partida: presentó su serie de chips Atom x3 de 64 bits para phablets y tabletas.

Máximo poder de hardware, aunque no de software
Pero, ¿para qué sirven los 64 bits? La primera ventaja es la cantidad de memoria que puede admnistrar un equipo de estas características. Los 32 bits son capaces de administrar hasta 4 GB, aunque su límite real es de 3 GB de RAM. Los 64 pueden manejar unos 16 exabytes, algo así como 16 mil millones de gigabytes.

La segunda ventaja es la performance general. Al sumar un conjunto de instrucciones más eficiente, la arquitectura de 64 bits promete resolver operaciones en menor tiempo. La diferencia en velocidad de cómputo no es del doble, como podría deducirse por el número de bits: expertos estiman que está en el orden del30 por ciento.

La tercera ventaja es que los 64 bits llegan cuando más se los necesitan. La Internet de las Cosas, uno de los temas recurrentes del MWC; y la Tecnología para Vestir (o, wearables), que también tuvieron su protagonismo; prometen (o amenazan, según cómo se vea) exprimir cada recurso de hardware de los equipos. La conexiones entre todos los dispositivos y en todo momento requerirán capacidades crecientes de hardware. También los harán los juegos móviles de próxima generación y con capacidades de realidad virtual.

Los 64 bits vienen a proveer más cómputo para Internet de las Cosas, Wearables y juegos de última generación.

Recién con el flamante Android 5.0 Lollipop aparece el soporte para aplicaciones que aprovechen los 64 bits, pero aún no hay apps que aprovechen esta arquitectura al máximo. Tampoco las hay en iOS, pero Apple está trabajando para que esto cambie: habrá una App Store de 64 bits en 2015 y se espera que todas las apps sean compatibles con esta arquitectura. De todas formas, los desarrolladores pueden –opcionalmente– proveer una versión de 32 bits para ofrecer retrocompatibilidad con los equipos más antiguos de Apple.

Los 64 bits ya llegaron. Y habrá que esperar para ver si son una promesa de mayor velocidad y nuevas experiencias móviles. O si aumentarán los conflictos, incorporando incompatibilidades con viejos equipos o sumando otra excusa para la criticada fragmentación de versiones y dispositivos que aqueja a Android. Lo cierto es que suma una nueva evidencia de que el segmento mobile está muy maduro y busca nuevos recursos para mantenerse innovador.

Prensa: Canaemte