Unasur impulsa el primer anillo de fibra óptica

de la región

La etapa de estudio tomará un año y permitirá saber los ajustes que tendrá que impulsar cada país para integrarse al anillo, que tendrá una extensión de 10 mil km

150211 unasurfibra 600

Directiva de la Unasur. Foto: Prensa Conatel

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) firmó un convenio con el Banco de Fomento de América Latina (CAF) para la ejecución del proyecto "Red de Conectividad Sudamericana para la Integración", como parte del crecimiento tecnológico de la región y para fomentar la independencia en materia de telecomunicaciones.

Con una inversión inicial de 1,5 millones de dólares, el acuerdo busca crear un anillo continental de fibra óptica que romperá de forma directa con la dependencia que posee, en materia de telecomunicaciones, el sur del continente con los Estados Unidos, además de hacer más seguras e independientes las comunicaciones y abaratar su costo.

La firma del convenio se realizó el pasado 10 de febrero en la ciudad de Montevideo, Uruguay. El Secretario General de Unasur, Ernesto Samper, mostró satisfacción por este gran paso de integración. "No se trata de construir una nueva red sino de interconectar la que ya existe, la velocidad puede ser de hasta de 16 veces respecto a la que existe en países desarrollados y los costos 20 veces superiores por la dificultad de la banda".

Con una extensión de 10 mil kilómetros, el anillo será gestionado por las empresas estatales de cada nación para disminuir los costos operativos. Uno de los propósitos de su ejecución es disminuir la vulnerabilidad en caso de atentados y aumentar la seguridad de los datos oficiales. Actualmente el 80 por ciento del tráfico internacional de datos de América Latina pasa por Estados Unidos.

Unasur estima que la etapa de estudio previo requerirá de un año y permitirá saber qué ajustes tendrá que impulsar cada país para poder integrarse al anillo de fibra óptica.

Economía, seguridad e integración
El vicepresidente de infraestructura del CAF, Antonio Juan Sosa, informó que se abarcarán tres campos: el demográfico, el técnico y el institucional. "Se recopilará toda la información necesaria, habrá que homologarla y después construir sobre lo que está hecho", indicó, sin descartar que "será un impacto positivo para las industrias, el comercio y el entretenimiento". Luego de los análisis de cada uno de estos componentes se determinará "qué es lo que ya está hecho y, sobre eso, poder construir", explicó Sosa.

El gerente de Seguimiento Regulatorio de Conatel, Mikhail Marsiglia, afirmó que este proyecto abre un gran camino en el tema de conectividad. "Nosotros tenemos experiencia en ello gracias a nuestra labor con el cable de fibra que se llevó hasta Cuba. Este anillo permitirá un mayor ancho de banda y a un precio mucho menor, porque la mayoría del cable que tenemos pertenece a consorcios privados que cobran por esas capacidades y la mayoría pasa hacia Estados Unidos y luego regresa".

De acuerdo con Marsiglia, el anillo aumentará la independencia tecnológica de las naciones. "Es un gran proyecto, nosotros esperaremos para saber qué aportes daremos para que se consolide, y creo que hace mucha falta, porque las redes nacionales cada día demandan mayor cantidad de datos".

Otro de los objetivos de este proyecto es promover la elaboración de estudios para el despliegue del primer anillo de fibra óptica de propiedad exclusivamente latinoamericana, para así dar un gran paso para la independencia tecnológica de América Latina.

Prensa Conatel